Archivo para Gestión personal

Evernote: descarga tu memoria

A veces te sorprendes hablándole a alguien de un programa que crees tan extendido como la gripe y resulta que no es así. Por esta razón, y porque hace tiempo que no escribo estrictamente de tecnología, me apetecía hacer una breve descripción de uno de las herramientas más útiles que conozco: Evernote.

Para quien no conozca esta herramienta, Evernote es un programa que permite guardar  y organizar información. El programa almacena la información en forma de notas, que  pueden ser un fichero de sonido, una foto o, lo más habitual, texto enriquecido. Permite agrupar toda la información en libretas y etiquetarlas a nuestro gusto. La información esta “en la nube”, cualquier día nos cae la del pulpo cuando todo lo que hay ahí arriba condense y le dé por convertirse en gota fría, y es posible acceder a ella desde casi cualquier  dispositivo.

Como reza en su web, Evernote permite básicamente:

  • Introducir información en format de texto, sonido o imagen. Esto es lo básico
  • Capturar información desde la web
  • Sincronizar la información para todos los dispositivos, fundamental para los que usamos diferentes equipos
  • Buscar texto dentro de sus imágenes, lo utilizo poco pero es mágico

Hasta aquí, nada especial. Pero dónde Evernote despliega todo su potencial es en la cantidad de posibilidades de entrada de información disponibles y la capacidad que tenemos de organizarla y buscarla posteriormente.

Pero yo añadiría como detalles importantes, casi fundamentales:

  • Las herramientas para organizar la información: libretas y etiquetas, el límite es tu imaginación
  • El potente buscador que localiza cualquier nota instantáneamente
  • La posibilidad de almacenar búsquedas que nos evitan perder demasiado tiempo para organizarlas
  • Podemos “enviarle un correo” a Evernote para que lo convierta en una nota, genial y muy útil.

Como cualquier programa freemium, dispone de una versión gratuita y otra premium, o de pago. Personalmente, todavía no he necesitado la versión de pago y llevo mucho tiempo utilizándola, aunque en función de lo que queramos almacenar nos puede ser muy útil, y no me parece nada cara teniendo en cuenta lo que aporta.

De todas las versiones, utilizo a diario la versión para Windows, Mac (la más sobresaliente), iPad e iPhone, pero he utilizado la de Maemo (N900, aunque no está soportada por la empresa)  y la de Android. Es también posible trabajar con las notas desde su versión web y funciona muy bien, pero si tienes a mano la de sobremesa, no hay color.

Y ¿qué almaceno en Evernote?, pues casi todo:

  • Utilizo GTD como sistema de organización personal, así que todo va ahí
  • Trozos de código
  • Imágenes interesantes
  • Artículos que quiero leer
  • Enlaces
  • Información  de clientes, proyectos, etc.
  • En fin, lo dicho, la imaginación es el límite

¿Y la seguridad…? bien, ese es uno de los puntos que cualquiera que trabaje con aplicaciones en la nube se plantea. En mi caso, hace ya tiempo que decidí que pesaba más lo que recibía que lo que, potencialmente, arriesgaba. Aun así, Evernote permite encriptar la información o conservar algunas libretas como locales para que no sean sincronizadas, pero como digo es algo muy personal.

 

Comments off

Miénteme


La primera vez que escuché hablar de Noam Chomsky fue en la Facultad de Informática.

Pero no fue en el bar, como más de uno habrá malpensado, sino en una asignatura en la que estudiábamos Lenguajes Formales. Éstos son importantísimos para la construcción de los compiladores, apasionante área de la computación, aunque algunos piensen que estoy algo trastornado. Pero no temáis, este no es el objeto de este post.

Chomsky es uno de los teóricos sobre el lenguaje que más ha contribuido a diferentes áreas de la ciencia, desde las matemáticas hasta la psicología, pasando por la informática. Aunque, por lo que más se conoce es por su activismo en contra de la manipulación de cualquier forma de poder, sea cual sea su ordinal.

El caso es que en 1988 co-escribió un ensayo sobre los medios de comunicación de masas, Fabricando el consenso, en el que se viene a explicar algo muy obvio pero que la mayoría de las veces olvidamos: los medios de comunicación son un negocio, y como tales se deben al beneficio.
Esto quiere decir que la linea editorial de un medio, qué noticias se publican y cómo, está completamente dirigido por el objetivo económico del mismo. En román paladino, nuestro periódico favorito no nos da la noticia veraz sino la que nosotros queremos leer, y si no es así desaparece.

Para constatar este análisis no hay más que leer la misma noticia desde diferentes medios y nos dará la risa floja: el número de asistentes a las manifestaciones de diferentes colores y credos varían desde unos pocos hasta millones en función de quién dé la noticia, por cierto nuestro medio suele coincidir en la valoración del éxito de la concentración con nuestros deseos para el mismo.

Si a esto le unimos que, los que nos informamos a través de Internet, recibimos cada vez la información más filtrada y adaptada a nuestros gustos, tenemos el cocktail perfecto y fatal: nuestro universo informativo no hace sino darnos la razón continuamente y radicalizarnos cada vez más en nuestras posturas: el cliente cautivo y fiel perfecto.

Si tenemos en cuenta que los medios de comunicación SIEMPRE tienen intereses ligados al poder, de uno u otro color, podemos darnos por manipulados.

Pero, a pesar de esta visión tan negativa, soy optimista. Si hacemos el esfuerzo de eliminar los filtros, consultar sistemas de información algo más democráticos (aunque también manipulables) como Twitter, posiblemente estaremos en mejor situación que nunca para confrontar cada píldora de información que recibimos.

Es fundamental dejarse caer de vez en cuando por nuestras líneas enemigas particulares para darnos cuenta de que nada es negro o blanco, nos llevaremos sorpresas.

Comments (2)

Cada minuto es único

Hace un par de años que hago varias veces a la semana spinning, una especie de ciclismo de salón a un ritmo de música frenético que te permite descargar adrenalina y quemar calorías, que es por lo que me he aficionado.

El caso es que una de las monitoras suele gritar, con evidente y sudoroso ánimo motivador, que cada minuto es único y depende de cada uno aprovecharlo o no.

Aunque el deporte no suele ser tratado en este blog, la anécdota de la monitora de spinning me ha servido para introducir una reflexión muy simple.

Y es que a menudo olvidamos que es nuestra responsabilidad hacer la vida interesante, única. Vivir cada instante lo mejor que podamos y sepamos.

Pasamos despiertos, los más afortunados, unas 17 horas al día. Tenemos básicamente dos opciones, vivir como si el tiempo fuera infinito o aceptar que no lo es.

Cada momento dedicado a, trabajar, descansar, jugar, amar, viajar, leer, comer, beber, y en general cualquier infinitivo que podamos pensar, deberíamos hacerlo único, porque de hecho lo es: nunca más volverá. Así que con esto en mente, seguro que nos lo pensamos antes de tirar por el desagüe horas malgastadas en lo que cada uno considere.

El otro día una amiga me preguntaba en qué consistia exactamente este blog, la verdad es que me lo han preguntado más veces, y le contesté que era un poco reflejo de mis aficiones, preocupaciones y reflexiones. Escribir sobre ellas me ayuda a clarificarlas y el tema de hoy es uno de los deseos más frecuentes: vivir intensamente, sin necesidad de hacer puenting o paracaidismo.

Por cierto, me ha costado años, pero por fin he descubierto lo importante que es dormir para estar lo más vivo posible, así que voy a ser consecuente.

Comments (4)

El vendedor de tiempo

¿Os imaginais alguien que vendiese tiempo empaquetado?. Uno compraría una caja de una hora de tiempo y podría disfrutarlo cuándo y dónde quisiese sin que nadie se lo pudiese impedir. Cuanto más dinero, más tiempo para disfrutar.

Curiosa idea, ¿no?, pues ese es el argumento de un interesante libro de Fernando Trías de Bes que leí hace ya algunos años y que, no sé porqué, últimamente me ha venido a la cabeza: El vendedor de tiempo.

Trías de Bes hace en el libro una ácida crítica al sistema económico actual. Resulta paradójico trabajar para poder disfrutar de un tiempo, que nunca llega porque lo utilizamos precisamente en trabajar.

La vida es algo más compleja, pero la presión consumista a la que estamos sometidos consigue que nos pasemos la vida buscando “El Dorado” sin disfrutar de las cajas de tiempo que cada día nos tocan por sorteo.

Estas reflexiones siempre me vienen en fin de semana, no sé porqué será.

Os dejo un cuento, del que no sé el autor, quizás es anónimo:

El pescador satisfecho

El rico industrial so horrorizó cuando vio a un pescador tranquilamente recostado en su barca y fumando su pipa

- ¿Por qué no has salido a pescar? – preguntó el industrial.
- Porque ya he pescado bastante por hoy. – respondió el pescador.
- ¿Y por qué no pescas más de lo que necesitas? – Insistió el industrial.
- ¿Y qué iba a hacer con ello? – preguntó a su vez el pescador.
- Ganarás más dinero, de ese modo podrías poner un motor a tu barca, entonces podrías ir a aguas más profundas y pescar más peces, entonces ganarías lo suficiente para comprarte unas redes de nailon. Pronto ganarías para tener dos barcas… y hasta una verdadera flota, entonces serías rico como yo.
- ¿Y qué podría hacer entonces? – Preguntó de nuevo el pescador.
- Podrías sentarte y disfrutar de la vida. – Respondió el industrial.
- ¿Y qué estoy haciendo en este preciso momento? – respondió satisfecho el pescador.

Comments (2)

¡Me han robado la idea!

En la famosa película “La red social“,  y también en la realidad, Mark Zuckerberg es acusado por los musculosos hermanos Winklevoss de robarles la idea. Es obvio que el guionista toma partido por Mark al pintarnos a los olímpicos como unos niños bien que pretenden aprovecharse de la inteligencia del asocial Zuckerberg, pero recuerdo que cuando supe de la historia de Facebook me asaltó esta reflexión: las ideas sin implementación no sirven de nada.

Tener ideas es relativamente fácil, lo difícil es llevarlas a cabo. Y es que ideas como Facebook hubo muchas, pero ninguna ha llegado donde ha llegado la red social por antonomasia. Una buena idea sin implementación se queda para contársela a los amigos en el bar, una buena implementación de una idea normalita puede tener éxito.

Hay dos tipos de personas: los “thinkers”, preocupados más en pensar, planificar, estudiar y prepararse para el momento de hacer, en definitiva afilar la sierra, y los “doers”, aquellos que llevan a cabo los proyectos. Mientras los “thinkers” tienen maravillosas ideas que nunca llevarán a cabo, estudian geniales habilidades que raramente utilizarán, presumen y critican a los que les han robado las ideas. Mientras, los “doers” crean, mejor o peor, pero crean.

No estoy diciendo que la formación no sea importante, lo es. Pero en algún momento hay que pasar a la acción. Creo que hay demasiados “thinkers” y muy pocos “doers”, y así nos luce el pelo.

Personalmente tengo más tendencia a ser un “thinker” que un “doer”. La mayoría de las ideas o deseos se quedan en nada porque no las llevo a cabo. Así que, como si de un 1 de enero se tratara, voy a ser bueno e intentar adoptar el hábito de hacer además de pensar. Me resultará difícil, pero no hay otro camino.

¿Y tú, qué eres?

PD: La foto únicamente tiene el objetivo de incrementar el número de lectoras ;-) .

Comments (7)

La vida y los baobabs

Hace ya años, siendo todavía más niño, leí El Principito, de Saint-Exupéry.

El Pricipito, es uno de esos libros para niños que puede perfectamente “leer y entender” un adulto. Relata las conversaciones entre un aviador y un pequeño príncipe que viene de otro planeta. Pero el objeto del post no es hablar del libro.

El caso es que una de las conversaciones que se me quedó grabada fue una que habla de los baobabs. Los baobabs son árboles que pueden llegar a medir 30 metros de altura y más de 10 de diámetro, en fin, enormes. Y el libro dice así:

Resulta que en el planeta del principito había, como en todos los planetas, hierbas buenas y hierbas malas. Por lo tanto buenas semillas de hierbas buenas y malas semillas de hierbas malas. Pero las semillas son invisibles. Duermen en el secreto de la tierra hasta que a una se le antoja despertarse. Entonces se estira, y extiende tímidamente hacia el sol una encantadora ramita inofensiva. Si se trata de una ramita de rábano o de rosal, se la puede dejar crecer como quiera. Pero si se trata de una maleza, hay que arrancarla en seguida, en cuanto se la pudo reconocer. Ahora bien, había unas semillas terribles en el planeta del principito… eran las semillas de baobab. El suelo del planeta estaba plagado de ellas. Y de un baobab, si uno se deja estar, no es posible desembarazarse nunca más. Obstruye todo el planeta. Lo perfora con sus raíces. Y si el planeta es demasiado pequeño, y si los baobabs son numerosos, lo hacen estallar.

“Es cuestión de disciplina, me decía más tarde el principito. Después de terminar la higiene matinal, hay que hacer con cuidado la limpieza del planeta. Hay que obligarse regularmente a arrancar los baobabs en cuanto se los distingue de los rosales, a los que se parecen mucho cuando son muy jóvenes. Es un trabajo muy fastidioso, pero muy fácil”

 

Y es que la vida está llena de semillas de baobabs, de pequeños problemas que se inician siendo insignificantes, pero que vamos dejando con la intención de retomarlo en otro momento. Tanto en lo personal como en lo profesional es mucho más fácil arrancar los baobabs cuando son “ramitas inofensivas”. El problema es que cuando empiezan a brotar por todas partes es fácil dejar de verlos o confundirlos. Y cuando crecen, no con una manada de elefantes los podemos derribar.

Que cada uno entienda lo que quiera por semillas de baobab: tareas pendientes, correos, llamadas, miradas, reproches…, la metáfora le será igual de útil.

Comments off

Del cambio vital, de lo que debería escribir y otras reflexiones…

Hace más o menos seis semanas mi vida cambió para siempre y para mejor.

Como desde entonces no he tenido mucho tiempo para escribir, parece que las semanas pasan más rápido, al parecer  a alguno de los lectores le parecía extraño que no dijese nada del cambio y me dedicase a hablar de Obama.

Pero así fue. La verdad es que soy algo pudoroso para hablar en el blog visible para todo el mundo de situaciones personales y no creo que vaya a cambiar, pero al menos en esta ocasión contaré algo de mis vicencias.

El lector que no me conozca personalmente imaginará, con tino, que el motivo del cambio vital es el haber sido padre, y el que me conozca ya lo sabe de sobra, así que no hace falta que me extienda ni publique fotos que lo atestigüen.

Muchos fueron los agoreros que me advirtieron de lo que supondría este cambio en mis hábitos en cuanto escribir, creaciones locas, amigos, tecnologías varias y hobbies musicales. Y el caso es que por ahora, no sin esfuerzo e impagable ayuda familiar, no han cambiado demasiado.

El cambio mental más importante es considerar relativo todo lo que ocurre a tu alrededor porque, obviamente, cambian las prioridades y hay que reorganizar todo en función de estas.

En lo profesional, es grato descubrir la alegría con la que los clientes me felicitan  al tiempo que me cuentan sus experiencias personales, al final todos somos personas, no podía ser de otra forma.

Mi tendencia a procastinar y a no planificar ha tenido que pasar a un segundo plano, y retomar de nuevo el método GTD, porque lo voy a necesitar.

Me ha sorprendido la cantidad de información que hay para freakis tecnológicos acerca de la paternidad, lógico por otra parte, pero escuchar a John Medina hablar sobre el aprendizaje de los bebés en un podcast sobre Ruby on Rails, no deja de ser curioso.

En definitiva, el torrente de emociones es enorme, incluso para un chico tecnológico como yo, pero no he dejado de ser quien era y para los malpensantes Lola también. El caso es que sigo haciendo pan, cantando Bach e instalando Gingerbread en el N900… quizás cuando aprendan a gatear todo cambie otra vez… o no…

 

 

Comments off

Esto sólo lo arreglamos entre todos

Revisando mis posts de estos últimos dos años, veo que he escrito bastante sobre la crisis y los diferentes enfoques vitales ante ella, más de lo que pensaba.Como muestra un botón.

El caso es que hace ya unas semanas que vengo escuchando una cuña en radio sobre la web estosololoarreglamosentretodos.org y, aunque soy algo escéptico ante este tipo de iniciativas con tanto músculo (bien lo sabe Alicia), creo que vale la pena escuchar este tipo de mensajes positivos y tirar, empujar, estirar o lo que haga falta, pero entre todos. Hay demasiados mensajes negativos, interesados o no, que no ayudan en nada para salir del pozo en el que estamos.

Así pues, si esto puede ayudar, bienvenido sea y en cualquier caso, aprovechemos la crisis para sacar lo mejor de nosotros mismos. Como me decían el otro día, la crisis para los feos ;-)

Comments off

La pasión por lo que haces ¿tiene valor?

Gracias a una entrada de un amigo en Facebook, he leído un artículo que reflexiona acerca de las diferencias entre ser profesional y amateur: Are we too professional?.

El caso es que el autor del artículo reflexiona acerca de cómo el concepto de profesionalidad se ha devaluado hasta tal punto que en determinadas ocasiones es necesario volver a los orígenes para buscar algo de pasión por lo que hacemos. Analizando la vida de algunos deportistas constata como, cuando el deportista amateur llega a profesional, pierde la frescura y la pasión por su trabajo, propias de las primeras etapas. Me gusta sobre todo esta cita:

At the end of the 19th century, an amateur meant someone who was motivated by the sheer love of doing something; professional was a rare, pejorative term for grubby money-making. Now, amateurism is a byword for sloppiness, disorganisation and ineptitude, while professionalism–as Humphrys suggested–is the default description of excellence.

Y curiosamente, he tenido muchas veces este mismo pensamiento.

La realidad es que, según la RAE no parece que haya duda en clasificar a un profesional, aunque en actividades delictivas sea ;-) . Básicamente, el profesional es el que se gana la vida con lo que hace, y se presupone que por esto mismo no lo hace del todo mal. Pero es más que frecuente encontrarse con trabajos o actuaciones, supuestamente profesionales, que no dejan de ser una soberana chapuza falta de toda atención, dedicación, en definitiva falta de pasión.

Y aunque es muy fácil confundir la pasión por el trabajo con la adicción al mismo, nada tiene que ver. Estoy hablando de poner todo en cada minuto que dedicamos al trabajo, que no es lo mismo que dedicar todos los minutos al mismo. En definitiva, más que al trabajo a todo lo que hacemos, sea trabajo o placer.

Y es que cada vez tengo más claro que, para llegar a viejo feliz, aunque sea tangencialmente feliz, es imprescindible que todo lo que hagamos lo hagamos con pasión.

Me tengo por un apasionado de mi profesión y mis actividades de tiempo libre, bien sea la música, la tecnología, literatura, gadgets, búsqueda de tesoros o frikadas varias. Y me resulta cada vez más triste ver como la pasión por el trabajo, o la vida en general, se va diluyendo a medida que se avanza en una carrera profesional, o vital. Lo he podido observar en muchas personas, ya sean profesores, ingenieros, músicos, artistas, economistas, médicos, y un largo etcétera. Quizás sea que soy muy afortunado, pero es fundamental levantarse cada día con ese fin en mente, y todos podemos.

¡Hay que vivir con pasión! Únicamente así podremos conseguir la excelencia y disfrutar de cada minuto de nuestra vida.

Comments (3)

Nokia E71 y aplicaciones Google

Una de las cuestiones que me frenaban para dar el paso a gestionar mi agenda y contactos desde la nube era qué hacer cuando no tengo conexión, bien con portátil, NIT o desde el E71. Cómo puedo seguir teniendo mi agenda de contactos, correo y calendario a mano en modo offline sincronizada en todas las máquinas.

Aplicaciones Google en Symbian

Y aunque hace tiempo que existe solución para este problema, la pereza me impedía ponerme a ello. Pero esta semana he acabado el libro de uno de los blogueros más activos sobre productividad: Berto Pena, y me ha dado el espíritu proactivo que necesitaba para dar el paso. Ya hablaré de su libro en otro post, porque vale la pena.

Para empezar, diré que las aplicaciones con las que he empezado, ya llevo algún tiempo, a gestionar mi agenda/correo/contactos/gtd son:

Y si bien el grueso de mi planificación, o mejor dicho, gestión personal (GTD) la hago con RTM, el resto lo hago con las aplicaciones de Google. Y se sincronizan perfectamente con el E71 (Symbian S60), sin más intervención que una conexión con Internet. Ha sido mucho más sencillo de lo que esperaba.

Las aplicaciones de Google (Gmail, Calendar y Contacts) son verdaderas maravillas del software web que hace que trabajar con ellas sea un auténtico placer, y RTM no se queda atrás para nada, no me extrañaría que Google acabara adquiriéndola.

Algunas ventajas de utilizar software de la nube, o al menos este software:

  • Es muy rápido, las búsquedas de correos tardan mucho menos que en mi lector de correo habitual. Mi repositorio de correos sobre las que realizo las búsquedas sobrepasan los 20.000 y obviamente consume recursos, en GMail es prácticamente inmediato.
  • Puedo seguir utilizando mi dirección de la empresa.
  • El acceso es posible casi desde cualquier punto con conexión, al menos con un navegador decente.
  • Ya no es necesaria la sincronización entre todas mis máquinas (Windows, Linux, MacOSX, Symbian, Maemo), la base de datos es común.

Pero siempre hay peros, miedos, suscetibilidades, ansiedades, inquietudes, en fin, desventajas:

  • ¿Dónde están mis datos?
  • ¿Quién tiene mis datos?
  • ¿Y la privacidad? ¿qué hace google con mis correos?
  • ¿Qué pasa si Google o RTM quiebran?

No voy a entrar en discusiones acerca de la conveniencia o no de prestar mis datos a una empresa como Google, simplemente recordaré que cuando enviamos un correo a través de Internet, la mayoría de las veces sin encriptar, éste pasa por multitud de servidores que desconocemos.

Bueno, y ¿cómo lo he conseguido?

Hay varias soluciones para sincronizar Google Calendar y sus contactos con Symbian, pero después de probar un par de ellas, me he quedado con

Para sincronizar los contactos del E71 con SyncML:

http://www.google.com/support/mobile/bin/answer.py?answer=98230&topic=15015

Sincronización de contactos

Para sincronizar el calendario se puede utilizar “mail for exchange” :
http://www.google.com/support/mobile/bin/answer.py?hl=en&answer=147951

Sincronización de Calendario

Se acabó el acceder por IMAP para tener correo en varias máquinas, sincronizar datos entre ellas, etc. Ahora accedo a ellas desde el navegador, desde Windows, Mac o el N810, y cómo no desde el E71. Todo va perfecto, o casi.

Pero necesitaba resolver el problema de la sincronización con el E71 y ha resultado mucho más fácil de los esperado.

Así que por ahora, lo único pendiente es disponer de alguna aplicación para trabajar offline con RTM, por ahora no es posible desde el E71. Eso sí, es posible acceder con el navegador del E71 y, como ya conté, desde el N810.

Comments (2)

« Anteriores