Archivo para Música

Gente rara y fantástica

 

Habitualmente escribo sobre temas variopintos: gestión personal, tecnología, empresa, crisis y reflexiones varias. Hoy me apetece escribir acerca de una parte muy importante a la que dedico parte de mi energía.

Hoy, por ayer, hemos acabado la grabación del próximo disco del Victoria Musicae, y con este ya van siete.

Tras el último concierto, han seguido tres días de intenso trabajo. Tres días en los que 28 personas hemos compartido una calurosa capilla en la que hemos cantado, tocado, grabado, abanicado, comido galletas, reído, transpirado (mucho) y, sobre todo, hemos hecho música. Eso sí: deliciosamente mesotónica ;-) .

Además de música, un proyecto como este supone movilizar a casi treinta personas, algunos de los cuales vienen de fuera de España, organizar hotel, autobús, alquilar instrumentos, ensayos, reserva de sala y un sinfín de detalles, para acabar con un montón de ficheros de sonido en formato WAV que todavía tienen que convertirse en un CD.

Durante la grabación, me preguntaba si todo este tinglado tiene sentido. En un lado de la balanza: el esfuerzo, personal y familiar, de todos los que movemos el VM para poder desaparecer del mundo durante 3 días, y estar los meses previos haciendo que todo encaje. En el otro lado de la balanza, una producción discográfica con una audiencia tan reducida que nos deja muy lejos de la rentabilidad económica, aunque ese nunca ha sido el objetivo.

Hoy tengo claro cual es el sentido de hacer todo esto, y es precisamente eso: hacerlo. Porque, como ya he escrito otra vez, lo importante es el camino. Un camino que en cada proyecto me permite conocer gente rara y fantástica de la que no queda otra más que enriquecerse. En fin, con el cansancio todavía en el cuerpo me apetecía contarlo aquí, un rincón apartado. Y ahora: a disfrutar del verano, que ya se está acabando. Mañana día de asueto, paella, piscina y… gente rara y fantástica.

Comments off

Spotify: lo quieres, lo tienes

Ayer tuvimos una cena inspiradora con nuestros buenos amigos los XiP. Normalmente aprovechamos para compartir ideas, preocupaciones y anhelos.

Ayer no fue diferente, y además descubrí un curioso e interesante software/servicio: Spotify.

Soptify

Spotify permite buscar y reproducir íntegramente  casi cualquier música. Y digo casi porque hay notables ausencias como Los Beatles o el Victoria Musicae ;-) .

El estilo de la aplicación esta muy “iTuneado” pero con la pequeña diferencia de que no hay que pasar por caja para escuchar la música. Se puede buscar por álbum, compositor, autor, grupo, etc.

Es gratis a cambio de algún mensaje publicitario que todavía no he podido escuchar. Si quieres escuchar sin publicidad puedes abrir una cuenta Premium o un día sin publicidad, me gusta el concepto.

Por supuesto existe versión para Windows y Mac. Hay versión para Linux (Despotify), pero como no permite ver publicidad, los de Spotify únicamente permiten la conexión a los usuarios Premium (pagan por no tener publicidad), aunque siempre queda Wine.

El único pero es que no es posible volcar la música directamente en un iPod o reproductor mp3, al menos sin algún hacking. Pero ¿es esto un problema? todo está en la nube, y es cuestión de tiempo que las tarifas de conexión a Internet con móvil sean baratas y planas de verdad. Y entonces, ¿para que almacenar música si podemos oírla de inmediato?. 

Y algunas preguntas como ¿para cuándo en iPhone?, pues la verdad es que existir existe, otra cosa es si Apple lo va a facilitar o no, porque ataca a una de sus fuentes de ingresos principales: iTunes.

La calidad de sonido no es perfecta, hablan de unos 160kb/s, pero más que suficiente para la gran mayoría de streams. 

En fin, un nuevo concepto, ¿lo entenderán los de la SGAE?.

Comments off

¿Sabemos apreciar la excelencia?

El 12 de enero de 2007, el Washintong Post realizó un curioso experimento. Eran las 7:51 de la mañana de un viernes y uno de los mejores violinistas del mundo entra en una estación de metro para tocar su Stradivarius (El Gibson ex Huberman) de 300 años de antigüedad y algo menos de 4 millones de dólares. Se sitúa de espaldas a un cubo de basura y de frente a la entrada de los viandantes por la estación de metro e inicia el concierto con una Chacona de Bach.

En 45 minutos, Joshua Bell, que gana miles de dólares en cada concierto, consiguió 32.17$ de 27 viandantes, a excepción de 20$ de un pasajero que sí le reconoció.

La noticia salió a la luz 3 meses después y entonces me impresionó. El Washintong Post planteó el experimento para demostrar que la belleza se percibe de forma muy diferente en función del contexto, predisposición de la persona, etc. Un Joshua Bell con gorra y vaqueros en una de las estaciones de metro más transitadas no mereció demasiada atención, aunque días antes se agotaran las entradas para verlo en concierto.

Independientemente de las trampas que pueda tener el experimento, este hecho me hace pensar que esto pasa en todos los ámbitos de la vida, y por supuesto en lo profesional. ¿Cuantas veces utilizamos software excelente sin ser conscientes de ello porque no lleva puesto el frac?

Comments (1)

Música colaborativa

Y si no ¿esto qué es?

Hay que reconocer que la labor de los de la mesa de mezclas, sin palabras…

Comments off

Una joyita

Me gusta mucho Diana Krall, la voz negra de una rubia del Jazz.

Pues bien, me he encontrado esta maravilla en youtube:

Sin palabras…

Comments off

Prejuicios

Pues sí, los prejuicios posiblemente sean vestigios de nuestras vidas en los árboles cuando teníamos que decidir si se nos comían o comíamos. Y la verdad es que yo estoy lleno.

Uno de los que tengo es que los músculos, y más aun los mazas de gimnasio están reñidos con la cultura, el arte, la ciencia, etc… en fin todo lo que implique conexiones neuronales en mayor grado que encender un mechero.

Pues tendré que hacérmelo ver, porque sino ¿cómo se explica?.

Aunque no me negaréis que el tal Gen es un poco “curioso”.

Comments off

Descanso de cuerpo y alma

Dentro de cuatro días llegarán unos días de descanso tan esperados como necesarios. Durante estos días de calor intentaré desconectar y recargar pilas, es decir lo que todo el mundo desea.

Como muestra un botón.

Una grabación de las Variaciones Goldberg de J.S. Bach interpretadas por Glenn Gould, no tienen desperdicio. Imagino que la forma de tocar el piano no es nada ortodoxa, pero no se puede negar la pasión que pone y el resultado es insuperable, de las versiones que he escuchado la que más me gusta.

Bach compuso esta obra para un conde que se la pidió para que su clavecinista, un tal Goldberg, se las tocara en noches de insomnio. Parece que el conde le recompensó con una copa de oro llena con el sueldo de un año… me parece poco para algo tan sublime.

Esta música es descanso para el alma, que aunque suene cursi, también viene bien en esta época tan estresante y calurosa. Por cierto, los amantes del cine recordaréis que se utilizó en la película El silencio de los corderos. Parece que en el cine a los psicópatas asesinos siempre les gusta la música clásica, esto es como lo de los informáticos, siempre feos y gordos, un tópico injustificado, ¿o no?. Qué cosas…

Disfrutad sobre todo del Aria del principio, para mí es una de las joyas de la música…

Si afináis el oido podréis oir a Glenn Gould canturreando, marca de la casa ;-)

Comments off

last.fm: una radio muy lista

Este fin de semana ha sido intensivo en lo que a ensayos se refiere. Si lo habitual los últimos meses era no tener ningún proyecto a la vista, de golpe se me han juntado dos conciertos. Así que había que ensayar.

Para los interesados, me podrán ver y oir:
El 20 de enero Gabrielli’s Legacy con Neovocalis
El 30 de enero un interesante concierto de la saga de los Bach con Victoria Musicae en la Capella de la Sapiencia de la Universidad de la Calle de la Nave.

Por otro lado, y gracias a una charla con un amigo, he estado un rato visitando last.fm. El concepto es simple, de hecho como casi todo en Internet, “ya estaba inventado” pero es el elevarlo a la enésima potencia lo que lo hace interesante.

Se trata de una radioweb que va aprendiendo tus gustos musicales, te va proponiendo otras músicas, autores o grupos relacionados en función de los gustos de otros usuarios. No sigue una clasificación al uso, aunque coincide bastante. Parece que a quien le gusta Bach, también le gusta Haendel… obvio ¿no?, también es probable que le guste Francis Poulenc, incluso parece que también le gusta Pau Casals. No parece que ningún estudioso del asunto los hubiera metido en el mismo saco, pero la verdad es que a quién le guste Bach, es más que probable que disfrute con las suites interpretadas por Casals.

En definitiva, una radio que aprende tus gustos y los satisface, vaya si lo hace.

Comments (2)