Archivo para Productividad

Esos trabajos no volverán, Steve Jobs dixit

Hace casi un año escribí sobre una famosa cena de Obama con algunos de los mejores empresarios tecnológicos de los USA, en  la que el super presidente quería pulsar la opinión de los líderes. Al parecer Obama aprovechó para hacer alguna pregunta embarazosa.

Al menos eso he leído en un artículo muy interesante, en el que relatan que Obama le preguntó a Steve Jobs porqué no llevaba la fabricación de los iPhones a USA, ayudando así a paliar la alta tasa de paro del país. Jobs le contestó: “esos trabajos no volverán“.

El artículo explica el porqué de la externalización de la producción del iPhone fuera de los USA, casi todo en China,  y no deja lugar a dudas de lo imparable que es el proceso. Y no solo por el coste de mano de obra sino por la flexibilidad que ofrecen las empresas chinas. El artículo directamente afirma que en EEUU no se podría fabricar los iPhone con los estándares de calidad que demanda Apple. Y no hablan de mano de obra no cualificada, se habla de cualificación técnica media.

Todos tenemos en la cabeza a las fábricas chinas con salarios de risa y condiciones laborales de lo más precarias. Pero no es tan común la imagen de empresas capaces de hacer decir a un directivo de Apple:

“La velocidad y la flexibilidad de estas empresas te quitan el aliento. No hay ninguna fábrica americana que sea capaz de esto.”

Si esto es lo que piensan en EEUU, la primera potencia económico-tecnológica, ¿en qué deberíamos pensar nosotros, con nuestra tasa de paro y nuestro modelo productivo (empresas, empresarios y trabajadores)?.

Hace algún tiempo escribía sobre un libro de Daniel Pink en el que proponía soluciones para los “trabajadores del conocimiento”, pero ¿y para el resto?.

La verdad es que no tengo ni idea de cual es la solución, pero intuyo que está muy relacionada con la formación, sea en la disciplina que sea. Y más vale que nos demos prisa, y acertemos.

Por cierto, otra de los comentarios de Jobs fue:

“No estoy preocupado por el futuro de este país a largo plazo, este país es fantástico. Lo que me preocupa es que no hablamos suficientemente sobre soluciones.”

También en esto nos parecemos.

Comments (2)

Cada minuto es único

Hace un par de años que hago varias veces a la semana spinning, una especie de ciclismo de salón a un ritmo de música frenético que te permite descargar adrenalina y quemar calorías, que es por lo que me he aficionado.

El caso es que una de las monitoras suele gritar, con evidente y sudoroso ánimo motivador, que cada minuto es único y depende de cada uno aprovecharlo o no.

Aunque el deporte no suele ser tratado en este blog, la anécdota de la monitora de spinning me ha servido para introducir una reflexión muy simple.

Y es que a menudo olvidamos que es nuestra responsabilidad hacer la vida interesante, única. Vivir cada instante lo mejor que podamos y sepamos.

Pasamos despiertos, los más afortunados, unas 17 horas al día. Tenemos básicamente dos opciones, vivir como si el tiempo fuera infinito o aceptar que no lo es.

Cada momento dedicado a, trabajar, descansar, jugar, amar, viajar, leer, comer, beber, y en general cualquier infinitivo que podamos pensar, deberíamos hacerlo único, porque de hecho lo es: nunca más volverá. Así que con esto en mente, seguro que nos lo pensamos antes de tirar por el desagüe horas malgastadas en lo que cada uno considere.

El otro día una amiga me preguntaba en qué consistia exactamente este blog, la verdad es que me lo han preguntado más veces, y le contesté que era un poco reflejo de mis aficiones, preocupaciones y reflexiones. Escribir sobre ellas me ayuda a clarificarlas y el tema de hoy es uno de los deseos más frecuentes: vivir intensamente, sin necesidad de hacer puenting o paracaidismo.

Por cierto, me ha costado años, pero por fin he descubierto lo importante que es dormir para estar lo más vivo posible, así que voy a ser consecuente.

Comments (4)

¡Me han robado la idea!

En la famosa película “La red social“,  y también en la realidad, Mark Zuckerberg es acusado por los musculosos hermanos Winklevoss de robarles la idea. Es obvio que el guionista toma partido por Mark al pintarnos a los olímpicos como unos niños bien que pretenden aprovecharse de la inteligencia del asocial Zuckerberg, pero recuerdo que cuando supe de la historia de Facebook me asaltó esta reflexión: las ideas sin implementación no sirven de nada.

Tener ideas es relativamente fácil, lo difícil es llevarlas a cabo. Y es que ideas como Facebook hubo muchas, pero ninguna ha llegado donde ha llegado la red social por antonomasia. Una buena idea sin implementación se queda para contársela a los amigos en el bar, una buena implementación de una idea normalita puede tener éxito.

Hay dos tipos de personas: los “thinkers”, preocupados más en pensar, planificar, estudiar y prepararse para el momento de hacer, en definitiva afilar la sierra, y los “doers”, aquellos que llevan a cabo los proyectos. Mientras los “thinkers” tienen maravillosas ideas que nunca llevarán a cabo, estudian geniales habilidades que raramente utilizarán, presumen y critican a los que les han robado las ideas. Mientras, los “doers” crean, mejor o peor, pero crean.

No estoy diciendo que la formación no sea importante, lo es. Pero en algún momento hay que pasar a la acción. Creo que hay demasiados “thinkers” y muy pocos “doers”, y así nos luce el pelo.

Personalmente tengo más tendencia a ser un “thinker” que un “doer”. La mayoría de las ideas o deseos se quedan en nada porque no las llevo a cabo. Así que, como si de un 1 de enero se tratara, voy a ser bueno e intentar adoptar el hábito de hacer además de pensar. Me resultará difícil, pero no hay otro camino.

¿Y tú, qué eres?

PD: La foto únicamente tiene el objetivo de incrementar el número de lectoras ;-) .

Comments (7)

La vida y los baobabs

Hace ya años, siendo todavía más niño, leí El Principito, de Saint-Exupéry.

El Pricipito, es uno de esos libros para niños que puede perfectamente “leer y entender” un adulto. Relata las conversaciones entre un aviador y un pequeño príncipe que viene de otro planeta. Pero el objeto del post no es hablar del libro.

El caso es que una de las conversaciones que se me quedó grabada fue una que habla de los baobabs. Los baobabs son árboles que pueden llegar a medir 30 metros de altura y más de 10 de diámetro, en fin, enormes. Y el libro dice así:

Resulta que en el planeta del principito había, como en todos los planetas, hierbas buenas y hierbas malas. Por lo tanto buenas semillas de hierbas buenas y malas semillas de hierbas malas. Pero las semillas son invisibles. Duermen en el secreto de la tierra hasta que a una se le antoja despertarse. Entonces se estira, y extiende tímidamente hacia el sol una encantadora ramita inofensiva. Si se trata de una ramita de rábano o de rosal, se la puede dejar crecer como quiera. Pero si se trata de una maleza, hay que arrancarla en seguida, en cuanto se la pudo reconocer. Ahora bien, había unas semillas terribles en el planeta del principito… eran las semillas de baobab. El suelo del planeta estaba plagado de ellas. Y de un baobab, si uno se deja estar, no es posible desembarazarse nunca más. Obstruye todo el planeta. Lo perfora con sus raíces. Y si el planeta es demasiado pequeño, y si los baobabs son numerosos, lo hacen estallar.

“Es cuestión de disciplina, me decía más tarde el principito. Después de terminar la higiene matinal, hay que hacer con cuidado la limpieza del planeta. Hay que obligarse regularmente a arrancar los baobabs en cuanto se los distingue de los rosales, a los que se parecen mucho cuando son muy jóvenes. Es un trabajo muy fastidioso, pero muy fácil”

 

Y es que la vida está llena de semillas de baobabs, de pequeños problemas que se inician siendo insignificantes, pero que vamos dejando con la intención de retomarlo en otro momento. Tanto en lo personal como en lo profesional es mucho más fácil arrancar los baobabs cuando son “ramitas inofensivas”. El problema es que cuando empiezan a brotar por todas partes es fácil dejar de verlos o confundirlos. Y cuando crecen, no con una manada de elefantes los podemos derribar.

Que cada uno entienda lo que quiera por semillas de baobab: tareas pendientes, correos, llamadas, miradas, reproches…, la metáfora le será igual de útil.

Comments off

¿Dónde está el límite?

Últimamente parece que no sé hablar de otra cosa, pero reconozco que no deja de asombrarme la evolución que está tomando CreaWriter.

Ayer se inició otra brusca subida de las visitas debida a la publicación de un artículo en, nada más y nada menos, LifeHacker.com. Durante, al menos, un par de días ha estado en la portada, y eso ha traído a la web ¡cerca de 5000 visitas! y todavía no ha acabado el día…

Está resultando igualmente sorprendente el número de seguidores en Twitter que hablan sobre el programa.

Pero lo mejor de todo, por lo que supone de agradecimiento, son las dos donaciones que he recibido, una de USA y otra de Dinamarca. Me ha resultado muy agradable pensar en dos personas que, desinteresadamente, han decidido premiarnos.

De vértigo.

Comments (2)

Creawriter: nuevo subidón de visitas

El pasado día 29 de enero se publicó en la web de tecnología How-To Geek, una de las webs más visitadas en USA. Por cierto el artículo vale la pena:

Y claro, las vistas no se han hecho esperar. Sólo en un día, el número de visitas se ha triplicado con respecto al día que más visitas había recibido la web www.creawriter.com. Os dejo algunas pruebas:

Lógicamente la procedencia de las visitas para CreaWriter ha basculado hacia el otro lado del océano, ¡nos han visitad hasta desde China!:

Esto me reafirma en la decisión original de lanzar la aplicación en inglés, el idioma en Internet de facto. De todas formas he recibido algunas peticiones para traducirla al castellano, así que es posible que la próxima versión se publique en dos idiomas.

Y los seguidores en Twitter siguen llegando, pero sobre todo, las referencias en la misma red no paran de crecer, algunas incluso en chino.

Por otro lado, son ya varios los usuarios que me han sugerido mejoras, la próxima versión vendrá cargadita y… diferente.

Y, aunque únicamente sea como curiosidad, desde China también han escrito, gracias Jaime.

Mi gran duda ahora es, cómo rentabilizarla, porque lo de las donaciones… pues eso.

Comments off

La pasión por lo que haces ¿tiene valor?

Gracias a una entrada de un amigo en Facebook, he leído un artículo que reflexiona acerca de las diferencias entre ser profesional y amateur: Are we too professional?.

El caso es que el autor del artículo reflexiona acerca de cómo el concepto de profesionalidad se ha devaluado hasta tal punto que en determinadas ocasiones es necesario volver a los orígenes para buscar algo de pasión por lo que hacemos. Analizando la vida de algunos deportistas constata como, cuando el deportista amateur llega a profesional, pierde la frescura y la pasión por su trabajo, propias de las primeras etapas. Me gusta sobre todo esta cita:

At the end of the 19th century, an amateur meant someone who was motivated by the sheer love of doing something; professional was a rare, pejorative term for grubby money-making. Now, amateurism is a byword for sloppiness, disorganisation and ineptitude, while professionalism–as Humphrys suggested–is the default description of excellence.

Y curiosamente, he tenido muchas veces este mismo pensamiento.

La realidad es que, según la RAE no parece que haya duda en clasificar a un profesional, aunque en actividades delictivas sea ;-) . Básicamente, el profesional es el que se gana la vida con lo que hace, y se presupone que por esto mismo no lo hace del todo mal. Pero es más que frecuente encontrarse con trabajos o actuaciones, supuestamente profesionales, que no dejan de ser una soberana chapuza falta de toda atención, dedicación, en definitiva falta de pasión.

Y aunque es muy fácil confundir la pasión por el trabajo con la adicción al mismo, nada tiene que ver. Estoy hablando de poner todo en cada minuto que dedicamos al trabajo, que no es lo mismo que dedicar todos los minutos al mismo. En definitiva, más que al trabajo a todo lo que hacemos, sea trabajo o placer.

Y es que cada vez tengo más claro que, para llegar a viejo feliz, aunque sea tangencialmente feliz, es imprescindible que todo lo que hagamos lo hagamos con pasión.

Me tengo por un apasionado de mi profesión y mis actividades de tiempo libre, bien sea la música, la tecnología, literatura, gadgets, búsqueda de tesoros o frikadas varias. Y me resulta cada vez más triste ver como la pasión por el trabajo, o la vida en general, se va diluyendo a medida que se avanza en una carrera profesional, o vital. Lo he podido observar en muchas personas, ya sean profesores, ingenieros, músicos, artistas, economistas, médicos, y un largo etcétera. Quizás sea que soy muy afortunado, pero es fundamental levantarse cada día con ese fin en mente, y todos podemos.

¡Hay que vivir con pasión! Únicamente así podremos conseguir la excelencia y disfrutar de cada minuto de nuestra vida.

Comments (3)

Nuevo escaparate al mundo

Hace algo más de una semana creamos CreaWriter.com, nuestra primera aplicación no solicitada y publiqué aquí mismo el hecho.

En SPL nos dedicamos a desarrollar software a medida, con lo que en el 99% de las veces nuestro cliente nos da una lista de requerimientos (“quiero que haga …”) que nosotros discutimos, investigamos, depuramos, pulimos y concretamos, antes de ponernos a la tarea de construir una solución que los cubra. Durante todo el proceso de desarrollo discutimos con el destinatario del mismo las diversas funcionalidades. Finalmente, cuando acaba el proyecto, ponemos en “producción” el software sin ninguna sorpresa para nuestro cliente ya que ha estado más que involucrado en el mismo.

Pero si algo caracteriza nuestros proyectos es que tenemos pocos, o muy pocos, interlocutores. Generalmente hay una única persona representante del cliente que canaliza las peticiones o requerimientos así que las sorpresas son pocas. Como mucho, un interlocutor por departamento que hace que pongas cara y voz a cada una de las peticiones.

Como decía al principio, uno de los objetivos de CreaWriter era comprobar cómo funciona el proceso de lanzar un programa a “la Red” sin encargo previo y ver la respuesta de los usuarios. Detectamos una necesidad más que obvia y le dimos respuesta.

Mis expectativas no alcanzaban a imaginar que una semana después más de mil personas se habrían descargado la aplicación y, mucho menos, que hubiese tanto comentarios en diversos blogs y en distintos idiomas. Lógicamente ha habido comentarios, positivos y negativos, y peticiones de nuevas funcionalidades que intentaremos atender.

Durante esta semana he sentido algo de vértigo por alguno de los comentarios, pero sobre todo he sentido en primera persona la realidad del cambio de enfoque que qeremos darle a SPL. Queremos desarrollar para muchos usuarios y esto supondrá muchas voces a las que escuchar y críticas que admitir. Necesitaremos estar preparados.

Y en cuanto a CreaWriter, lanzaremos en breve una nueva versión con algunas de las sugerencias que nos han hecho, espero lo hagan más atractivo.

Comments off

CreaWriter: primeros pasos y resultados

Hace tres días publiqué la primera versión de CreaWriter y escribí acerca de ello aquí mismo.

El caso es que tras comentarlo en algunos foros, mi sorpresa fué mayúscula anoche cuando vi que las visitas a la web aumentaban considerablemente. Y parece que todo viene por la publicación en Bitelia de un análisis de la aplicación, por cierto muy bueno y con una imagen de fondo de lo más estética, gracias Cecilia.

Esto ha hecho que se produzca un aluvión de publicaciones en “webs dependientes”, twitter, etc. Simplemente hay que buscar CreaWriter en Google para ver las referencias de las que hablo. Las visitas a la web desde estas referencias ha sido la consecuencia directa.

El caso es que esta respuesta me hace constatar varios hechos:

  • Hay sitios de referencia que si te tocan (hablan de ti) hacen que subas como la espuma
  • Si das con una necesidad, los usuarios te encuentran (OmmWriter era una aplicación deseada pero no existía para Windows, ahí está la necesidad)
  • Las aplicación de nicho en Internet, son posibles, únicamente hay que encontrar la manera de “monetizarlas”
  • Cada vez creo más en el concepto KISS de las cosas (la aplicación, la web, etc.)

Os dejo algunas de las referencias que he encontrado:

CreaWriter por Jaume en abrefacil.net (esta no tiene mérito porque es amigo ;-) )

No todos los días conoces al desarrollador que crea un programa admirable: si eres creativo y buscas la inspiración, CreaWriter es un procesador de textos que te permitirá concentrarte en el proceso creativo eliminando toda distracción y con tu música favorita de fondo. Simplemente, la pantalla, tú y el texto, de la mano de mi amigo Pepe Sanchis de la empresa SPL


CreaWriter, un OmmWriter para Windows por Cecilia en Bitelia.com

Me encanta ver programadores que en vez de quedarse con las ganas de que alguien más haga una aplicación, tomen las riendas y lo hagan ellos mismos. CreaWriter es una aplicación gratuita para Windows, que me encantaría ver seguir desarrollándose hasta su versión final.


Quiet Text Editor for Windows por James Furbush en slyoyster.com

I asked for it, out of shear jealousy, and now I shall receive.  This is the Christmas season AFTER ALL, right?  Anyway, Ommwriter, which was only available for Mac, has been ported to Windows and now it’s called CreaWriter.  (thanks Pepe)


En twitter también se han hecho eco, increíble. Incluso una web de descargas de software en portugués

En fin, yo a lo mío, iremos añadiendo nuevas funcionalidades que lo hagan más atractivos pero no negaré que la cosa me ha sorprendido y agradado.


Comments (3)

Ommwriter, una idea genial

Hay dos cosas que me encantan de un software: el diseño y la simplicidad. Ommwriter es un programa de Herraiz Soto & Co, y recoge las dos características con una sencillez que asombra.

El objetivo de este programa es que destinemos todas nuestras neuronas, sean muchas o pocas, a escribir y no a utilizar las herramientas del procesador de texto. Esto se acompaña de sonido de fondo de lo más relajante y evocador, de hecho hay varios para elegir.

La idea es brillante, posiblemente por su simplicidad. Me parece una herramienta fantástica para estimular la productividad y la creatividad gracias a eliminar todo lo superfluo, de hecho el manual de instrucciones dura exactamente 2:39 segundos.


Únicamente está disponible para Mac, como era de esperar en un programa de este diseño y funcionalidad. Por cierto, la web de Herraiz Soto & Co también vale la pena.

Comments (7)

« Anteriores