El pensamiento binario

Hay 10 tipos de personas, las que entienden binario y las que no.

Empiezo este post con este pequeño chiste “geeky” porque me hace mucha gracia, aunque no tiene nada que ver con el título y el contenido del mismo.

Últimamente, me encuentro con dos reflexiones altisonantes que reclaman para sí el conocimiento de la causa de la crisis:

  • Grupo 1: La culpa es de los empresarios, insaciables, ambiciosos y medio delincuentes.
  • Grupo 2: La culpa es de los sindicatos, funcionarios y trabajadores en general, que no dan un palo al agua

Eso sí, hay una reflexión que pone de acuerdo a ambos grupos: la culpa es de los políticos, de los bancos y de Merkel que nos tiene manía.

Y el caso es que todas estas reflexiones me resultan algo simples porque la realidad no es binaria, no es blanca o negra.

Por mi trabajo tengo contacto con personas de ambos grupos, y en ningún caso se corresponden con la caricatura. Pero lo que más me sorprende es que, en general, cuando alguien emite una crítica tan vehemente no suele relacionarse con el destinatario de la misma y se limita a reproducir una serie de consignas tópico-típicas.

En mi caso, podría ser el objetivo de la crítica del primer grupo ya que desde hace ya más de diez años tengo empresa propia, pequeña, diminuta, pero propia. Hemos pasado por todas las fases: creación, crecimiento con contratación, mantenimiento y, fruto de estos tiempos, sufrimiento y decrecimiento. Seguimos sobreviviendo con mucho esfuerzo, nuestro y de la gente que ha trabajado con nosotros.

Por otro lado, algunos de nuestros clientes pertenecen al segundo grupo de “presuntos culpables”, es decir sindicatos y organizaciones públicas. Dentro de este grupo, lo que más me he encontrado es gente que se deja la piel en su trabajo sin ninguna contraprestación adicional más que pensar que su trabajo es beneficioso para la sociedad. Por supuesto que he encontrado gente incompetente/enchufada, pero en ambos bandos.

Reconozco que en determinados ambientes, lo de tener una nano-empresa no es algo que me haga sentir cómodo, y a veces es difícil expresar mi posición. Pero si hay algo que pone de acuerdo a todos es que la situación del país no se resolverá mientras no se creen puestos de trabajo, y mucho me temo que el estado tardará bastante en crearlos. Así que  creo que se debería empezar a valorar más a la gente que arriesga su patrimonio, esfuerzo, vida y familia para crear algo. Igualmente es absurdo pensar que toda la gente que trabaja desde el estado/sindicatos no piensa más que en enarbolar pancartas, muchas de las cuales son justas y necesarias.

Ya escribí hace tiempo sobre lo cómodos que nos sentimos con medios de comunicación que confirman nuestra forma de ver la realidad y lo poco objetivos que nos volvemos con esta práctica, así que vuelvo a sugerir que escuchemos otras voces para volvernos menos binarios y más difusos.

Comentarios cerrados.