Esos trabajos no volverán, Steve Jobs dixit

Hace casi un año escribí sobre una famosa cena de Obama con algunos de los mejores empresarios tecnológicos de los USA, en  la que el super presidente quería pulsar la opinión de los líderes. Al parecer Obama aprovechó para hacer alguna pregunta embarazosa.

Al menos eso he leído en un artículo muy interesante, en el que relatan que Obama le preguntó a Steve Jobs porqué no llevaba la fabricación de los iPhones a USA, ayudando así a paliar la alta tasa de paro del país. Jobs le contestó: “esos trabajos no volverán“.

El artículo explica el porqué de la externalización de la producción del iPhone fuera de los USA, casi todo en China,  y no deja lugar a dudas de lo imparable que es el proceso. Y no solo por el coste de mano de obra sino por la flexibilidad que ofrecen las empresas chinas. El artículo directamente afirma que en EEUU no se podría fabricar los iPhone con los estándares de calidad que demanda Apple. Y no hablan de mano de obra no cualificada, se habla de cualificación técnica media.

Todos tenemos en la cabeza a las fábricas chinas con salarios de risa y condiciones laborales de lo más precarias. Pero no es tan común la imagen de empresas capaces de hacer decir a un directivo de Apple:

“La velocidad y la flexibilidad de estas empresas te quitan el aliento. No hay ninguna fábrica americana que sea capaz de esto.”

Si esto es lo que piensan en EEUU, la primera potencia económico-tecnológica, ¿en qué deberíamos pensar nosotros, con nuestra tasa de paro y nuestro modelo productivo (empresas, empresarios y trabajadores)?.

Hace algún tiempo escribía sobre un libro de Daniel Pink en el que proponía soluciones para los “trabajadores del conocimiento”, pero ¿y para el resto?.

La verdad es que no tengo ni idea de cual es la solución, pero intuyo que está muy relacionada con la formación, sea en la disciplina que sea. Y más vale que nos demos prisa, y acertemos.

Por cierto, otra de los comentarios de Jobs fue:

“No estoy preocupado por el futuro de este país a largo plazo, este país es fantástico. Lo que me preocupa es que no hablamos suficientemente sobre soluciones.”

También en esto nos parecemos.

2 Comments

  1. Miguel Ángel dice,

    January 23, 2012 @ 10:54 am

    Creo que he leído ese mismo artículo (del NYT). Me pareció también muy interesante. Parece que uno de los puntos fuertes de las empresas chinas es tener un dominio faraónico de sus trabajadores (flexibilidad laboral pero en sentido anti-conciliación, para que nos entendamos) y del mercado de trabajo (ahora quiero mil ingenieros, pues me los traigo). La idea de que hay que adaptarse a las novedades me parece inevitablemente correcta pero, a veces, la idea de que deberíamos tener algún control sobre en qué dirección evolucionan esas novedades tambien, ¿no?

  2. Pepe Sanchis dice,

    January 23, 2012 @ 11:04 pm

    Sería fantástico poder tener control sobre la dirección hacia la que se dirigen las novedades, pero mucho me temo que esto no está en nuestra mano.
    China, India, etc se han convertido en la linea de producción del planeta, hasta ahora parecía que únicamente era cuestión del coste de mano de obra, al parecer hacen algo más.
    Únicamente se me ocurren dos salidas, la primera me parece algo utópica y consiste en no comprar ningún producto manufacturado en estos países, eso me temo que no es posible y únicamente está al alcance de muy pocos. Pero además me sugiere el dilema moral de porqué un trabajador chino no puede tener la posibilidad de crecer como tuvimos aquí hace 50 años.
    La segunda pasa por mejorar nuestra competitividad, pero mucho. Y supongo que es posible hacerlo porque hay países de nuestro entorno que lo han conseguido, son los de siempre y también son ejemplo de conciliación.
    Me pregunto porqué es tan difícil.

RSS feed for comments on this post