Evernote: descarga tu memoria

A veces te sorprendes hablándole a alguien de un programa que crees tan extendido como la gripe y resulta que no es así. Por esta razón, y porque hace tiempo que no escribo estrictamente de tecnología, me apetecía hacer una breve descripción de uno de las herramientas más útiles que conozco: Evernote.

Para quien no conozca esta herramienta, Evernote es un programa que permite guardar  y organizar información. El programa almacena la información en forma de notas, que  pueden ser un fichero de sonido, una foto o, lo más habitual, texto enriquecido. Permite agrupar toda la información en libretas y etiquetarlas a nuestro gusto. La información esta “en la nube”, cualquier día nos cae la del pulpo cuando todo lo que hay ahí arriba condense y le dé por convertirse en gota fría, y es posible acceder a ella desde casi cualquier  dispositivo.

Como reza en su web, Evernote permite básicamente:

  • Introducir información en format de texto, sonido o imagen. Esto es lo básico
  • Capturar información desde la web
  • Sincronizar la información para todos los dispositivos, fundamental para los que usamos diferentes equipos
  • Buscar texto dentro de sus imágenes, lo utilizo poco pero es mágico

Hasta aquí, nada especial. Pero dónde Evernote despliega todo su potencial es en la cantidad de posibilidades de entrada de información disponibles y la capacidad que tenemos de organizarla y buscarla posteriormente.

Pero yo añadiría como detalles importantes, casi fundamentales:

  • Las herramientas para organizar la información: libretas y etiquetas, el límite es tu imaginación
  • El potente buscador que localiza cualquier nota instantáneamente
  • La posibilidad de almacenar búsquedas que nos evitan perder demasiado tiempo para organizarlas
  • Podemos “enviarle un correo” a Evernote para que lo convierta en una nota, genial y muy útil.

Como cualquier programa freemium, dispone de una versión gratuita y otra premium, o de pago. Personalmente, todavía no he necesitado la versión de pago y llevo mucho tiempo utilizándola, aunque en función de lo que queramos almacenar nos puede ser muy útil, y no me parece nada cara teniendo en cuenta lo que aporta.

De todas las versiones, utilizo a diario la versión para Windows, Mac (la más sobresaliente), iPad e iPhone, pero he utilizado la de Maemo (N900, aunque no está soportada por la empresa)  y la de Android. Es también posible trabajar con las notas desde su versión web y funciona muy bien, pero si tienes a mano la de sobremesa, no hay color.

Y ¿qué almaceno en Evernote?, pues casi todo:

  • Utilizo GTD como sistema de organización personal, así que todo va ahí
  • Trozos de código
  • Imágenes interesantes
  • Artículos que quiero leer
  • Enlaces
  • Información  de clientes, proyectos, etc.
  • En fin, lo dicho, la imaginación es el límite

¿Y la seguridad…? bien, ese es uno de los puntos que cualquiera que trabaje con aplicaciones en la nube se plantea. En mi caso, hace ya tiempo que decidí que pesaba más lo que recibía que lo que, potencialmente, arriesgaba. Aun así, Evernote permite encriptar la información o conservar algunas libretas como locales para que no sean sincronizadas, pero como digo es algo muy personal.

 

Comentarios cerrados.