Si no tuvieras miedo, ¿qué harías?

El miedo, según la wikipedia, es “una emoción primaria que nos protege de lo que percibimos como un peligro, real o supuesto, presente, futuro o incluso pasado”.

El miedo nos paraliza, nos bloquea, nos impide pensar con objetividad. Con el miedo nos pueden manipular, y lo hacen.

La verdad es que no faltan razones para tener miedo, el paro, los recortes, los bancos, los políticos, el corralito, la prima de las narices, los otros políticos y el fin del mundo para finales de año.

El país, al menos con la pequeña muestra con la que me relaciono, está más que deprimido y bloqueado por el miedo a un sinfín de peligros que nos acechan. Todos, entre los que me incluyo, sufrimos la crisis de cerca y conocemos a gente que todavía la sufre más.

Ante esta situación generalizada, hay básicamente dos opciones: quedarnos pasmados como nuestro amigo, o movernos y pensar cómo podemos abordar nuestra situación personal y general. Como muchos de los peligros que percibimos no son reales, no deberíamos temerlos. Y en cuanto a los que son reales, quedándonos quietos no conseguimos nada.

Todos los días veo en la gente con la que me relaciono dos actitudes opuestas, los que se lamentan y los que se levantan. Y aunque yo pertenezco más al primer grupo, me he propuesto cambiar de acera.

No existe la solución mágica ni a la situación del país ni a la personal, pero si no tuviera miedo ¿qué haría?. Voy a intentar preguntármelo a diario.

Comentarios cerrados.